Buenos propósitos para potenciar nuestro personal branding

Marca personal

Ya estamos disfrutando de los primeros días de 2016 y como cada año millones de personas nos marcamos nuevos propósitos, nuevos retos, avistamos nuevas oportunidades y, en definitiva, intentamos construir la que será nuestra de hoja de ruta para los próximos meses.

Yo no voy a ser menos, por supuesto, y ya estoy divisando nuevas fronteras por las que me gustaría que discurriera este nuevo año. Por ejemplo, en lo relativo a la gestión de la marca personal. Así es que si eres una de las personas a las que les gusta este ámbito tanto como a mí, te invito a ojear unos buenos propósitos para impulsar nuestro personal branding. Algunos de ellos los podemos extrapolar también al día a día… ¡Comenzamos!

Contar lo que hacemos y cómo lo hacemos con más pasión que nunca. El primero no podía ser otro que éste. Porque con empeño y pasión, las cosas funcionan. En mi ámbito, el de la Farmacia Hospitalaria, este concepto aún no está muy extendido, aunque ya hay un buen número de compañeros que están haciendo una magnífica labor y que son todo un referente en nuestro sector, contribuyendo a que cada día se conozca un poquito más sobre lo que significa nuestra profesión y lo que hacemos. Tenemos que continuar por este camino y avanzar para llegar a construir una autopista que llegue a un mayor número de personas. Porque 2016 va a ser un gran año y tenemos que aprovecharlo al máximo, ¡pongamos un poquito más de pasión en todo lo que hagamos!

Potenciar la manera única y diferenciadora que toque la fibra para vehiculizar nuestros mensajes. Partiendo de la base de que “casi todo está inventado” demos un paso más allá en cómo contamos las cosas, porque como decíamos en el vídeo de presentación y clausura del 60 Congreso de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) del que tuve el inmenso placer ser presidente del Comité Ejecutivo, los farmacéuticos de hospital somos ‘Superhéroes’ y tenemos ‘Súper Poderes’. Así que, animémonos a sacar al creativo que llevamos dentro, pero ¡ojo! con mesura, y con la premisa de que nuestro mensaje debe ser asequible.

Valorar y seleccionar los canales más adecuados para compartir nuestro mensaje y compartir conocimiento y experiencias. Ya sabemos que las redes sociales evolucionan casi a la velocidad de la luz y cada año surgen nuevas plataformas y aplicaciones. Pero ¡cuidado!, no queramos estar en todas, no es necesario ni productivo. Así que antes de lanzarnos, examinemos bien cada una de las existentes para ver cuál se ajusta más a las necesidades que nos marcamos, las nuevas funcionalidades que éstas nos ofrecen y las nuevas plataformas que seguro aparecerán. No caigamos en abrir perfiles por doquier que luego no lleguemos a atender. En el siguiente post de The Next Web un pequeño análisis según público y objetivos.

Definiremos con mucho mimo los mensajes que queremos trasladar y huiremos de los impulsos de “contar” algo que no hayamos pensado previamente. Recuerda, en las redes sociales queda todo registrado, así que para evitar “sorpresas”: respiraremos, contaremos hasta 10 y, sobre todo, pensaremos dos veces lo que queremos transmitir.

Centrémonos en los temas que realmente nos gustan y nos apasionan, no queramos estar en todas las “guerras” ni entrar en temas de actualidad que ni nos van, ni nos vienen. Es mejor focalizar esfuerzos y apostar por lo que realmente nos gusta y nos hace diferentes. En mi caso, tengo claras mis prioridades: farmacia hospitalaria, marca personal, liderazgo y gestión de equipos. De todo ello hablaré en esta bitácora.

No tener miedo a las adversidades, bajo ningún concepto. Tenemos que ser perseverantes y trabajar en lo que creemos y por lo que apostamos, sólo así nos diferenciaremos de la competencia. Así que si surge algún frente que nos pueda “nublar” por algún instante, seguiremos la máxima de “crecer ante las adversidades” y tener claro que de estas situaciones vamos a poder contar con un gran aprendizaje. Comparto un artículo que me gusta bastante de La Mente es Maravillosa que plasma algunas ideas en este sentido.

Que la inspiración nos acompañe. En conexión con el punto anterior, si en algún momento sentimos que la inspiración nos abandona, no nos desanimaremos. Quizá únicamente nos haga falta tomar un poco de distancia y bucear en las cosas sencillas que tanto nos gusta hacer, en numerosas ocasiones la inspiración surge de otras disciplinas. En mi caso una buena sesión de running, una reunión con amigos disfrutando de una buena comida o una cocinar una rica paella valenciana (¡la especialidad de la casa!) son algunas de las actividades que me ayudan a tomar perspectiva.

Continuar aportando valor para los demás. Al contrario de lo que algunas personas entienden como gestión de una marca personal, debemos huir de la autopromoción y pensar en avanzar creando contenido de valor que pueda ser útil para terceros. El siguiente texto de Glenn Llopis en 2013 en Forbes ya arrojaba luz sobre este asunto, importante a tener en cuenta. Recuerda que tener una marca personal es un requisito de liderazgo.

Tengo el presentimiento de que esta pequeña lista se irá ampliando con el paso de los meses a modo de aprendizaje, lo cual es siempre enriquecedor. Y, por supuesto, estaré encantado de compartir esos nuevos conocimientos y experiencias contigo. Hoy me despido con este interesante enlace que recoge 10 links que no te puedes perder del personal branding. Merece la pena bucear en ellos.

¡Nos leemos pronto!


Javier García Pellicer

Javier García Pellicer

Farmacéutico de Hospital. Tesorero de la SEFH (www.sefh.es). Creo en las personas y en el poder de las sinergias. - Gestionar no es cuestión de números, sino de valores. Twitter: @_javiergp  La Eliana ( Valencia - Spain )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *